Main Menu

Cuando las chicatanas regresan

Karmelynda Valverde

Ometepec, Gro.

Salen con las primeras lluvias y desde que tengo uso de razón, se hizo una creencia que el día específico en que las chicatanas salían de sus hormigueros era el 24 de junio, que por lo regular es cuando llegan las primicias de la temporada de lluvias, pero este año las lluvias se adelantaron ¡y las chicatanas también! A diferencia del año anterior donde la queja generalizada fue, que no habían salido muchas chicatanas, y que por consiguiente su precio se había elevado. Ah, porque ese es otro detalle, en mis tiempos no había venta de chicatanas, cada quien se proveía gratuitamente de una cantidad suficiente para irlas consumiendo. Tampoco eran tan populares entre las gentes de clase media. Las chicatanas eran recolectadas por la gente de escasos recursos, les quitaban las alas y la cabeza, las tostaban y las molían en el molcajete o metate, con ajo, cebolla, y chile costeño o chile amarillo y las comían con trotillas del comal, queso y crema.

Pero hoy en día, estas hormigas aladas que con las lluvias salen de sus hormigueros para realizar un vuelo nupcial, en el cual la reina es fecundada, se cotizan a precio muy altos. ‘’Hasta parece que las crían ellos’’ me comentó indignada un ama de casa luego de preguntar por el precio de una mini latita de chicatanas y el vendedor le contestó que cincuenta pesos.

thumbnail_Ometepec%2c foto 2 salsa de  chicatanas

Se han convertido en el platillo deseado hasta por los más exigentes gourmets. Claro también se ha ampliado la variedad de platillos en las que se pueden degustar. Ahora además la salsa de chicatanas se come en picaditas, en enchirmolado, ¡y en mole!, convirtiéndose ya en parte de la gastronomía local.

Esta forma de alimentación es conocida entonofágia y era muy común en la alimentación de los pueblos mesopotamios, incluso es mencionada en el Códice Florentino, escrito en el siglo XVI

Por Fray Bernardino de Sahagún.

Las chicatanas forman parte también de la milenaria gastronomía oaxaqueña, donde actualmente se cotiza hasta en 400 pesos el litro. En varios lugares de la América central y del Sur, son conocidas estas que también llaman ‘’hormigas culonas’’. En la selva peruana les llaman curuhuinsi, en Costa Rica las conocen como zompopos, en Cuba como bibijagua y bachocos en Venezuela.

El nombre es lo de menos, estas hormigas que cortan hongos para cultivar hongos son las populares y más que nunca deseadas chicatanas que cada vez que aparecen inspiran nuevos platillos. Eso sí, cada día mejor cotizadas, pero como ya dije líneas arriba, este año se adelantaron las lluvias ¡y las chicatanas también!…y aún mejor ¡siguen las lluvias y falta casi una semana para el día de San Juan!.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *