Main Menu

HECHO EN TLACOACHIS: DR. JUAN JAVIER CARMONA VILLAVICENCIO

* Es el sexto de los 10 hijos habidos en el matrimonio formado por el finado Gregorio Carmona Sánchez y María Inés Guadalupe Villavicencio Díaz.

* Estudió hasta la Primaria en Tlacoachis, la Secundaria y el Bachillerato en Chilpancingo y la carrera en la Facultad de Medicina de la UAG en Acapulco.

* Al concluir su carrera y su servicio, trabajó como Paramédico en Texas, en los Estados Unidos.

* Obtuvo su primera plaza en el hospital básico de San Luis Acatlán. Posteriormente lo nombrarían encargado del equipo zonal de la Jurisdicción Sanitaria 06 en los municipios de Ayutla y Cruz Grande.

* En Chilpancingo estuvo a cargo del Programa Crónico-Degenerativo por varios años.

* Su amor por Tlacoachis y su anhelo por poner su grano de arena para ayudar a que su municipio salga de los rezagos ancestrales, lo animaron a contender en el 2012, quedando en segundo lugar.

* En el 2015 vuelve a participar logrando un triunfo contundente.

* Está casado en segundas nupcias con la guapa chilpancingueña Esther Guzmán, con quien procreó dos hijos. Es además padre de 3 otros 3 hijos habidos en su primer matrimonio.

* Es un hombre amable, caballeroso, educado, simpático, divertido, amén de un gobernante comprometido y consciente de los retos que enfrenta al gobernar un municipio con tantas carencias y necesidades.

Karmelynda Valverde/Tlacoachistlahuaca, Gro.

Tlacoacheño de buena cepa como él mismo se define, nació en este hermoso municipio el 27 de diciembre de 1970. Hijo de Gregorio Carmona Sánchez, ya finado, y de María Inés Guadalupe Villavicencio Díaz, ocupa el sexto lugar en una familia de 10 hijos habidos en el matrimonio de sus padres. ‘’Mi padre por cuestiones económicas solamente estudió hasta el segundo año de Primaria y entonces tuvo que aprender varios oficios. Mi padre fue albañil, carpintero, fue músico y nos comentaba en una de sus anécdotas, que una vez hasta de brujo la hizo por la propia necesidad. Mi madre tampoco tuvo la oportunidad de estudiar; fue huérfana desde los 5 años de edad y tuvo que vivir con un familiar cercano para poder subsistir y actualmente se dedica al comercio en pequeña escala. Tenía que buscar los medios para vivir y apoyar a sus 10 hijos y aparte 2 medios hermanos. Mis padres son como mis héroes, aunque no tuvieron estudios se complementaron como pareja durante más de 40 años, hasta que murió mi padre. Mi madre a sus 72 años, aunque con su achaques porque es diabética es un mujer muy activa todavía’’.

Sus padres aunque sin estudios, fueron gente visionaria, y pusieron el primer molino de nixtamal en la cabecera municipal de Tlacoachis, cuando la gente molía en el metate ‘’Entonces la gente dejó de moler en el metate y venían a moler al molino a las3 de la mañana. Después pusieron una tiendita de chile y jitomate para que el campesino ya llevara su itacate. Mi madre aparte de apoyar a mi padre en el molino se dedicó a la matanza de ganado, mataba reses, cerdos y vendía la carne, para cubrir las necesidades de tantos hijos. Con el tiempo se hizo la tienda más grande y

también fueron los primeros en poner una tortillería en Tlacoachis, donde no se pensaba que el negocio fuera a resultar porque todo mundo comí a tortillas de mano, pero poco a poco fue prosperando y la tortillería se convirtió en un gran negocio para ellos, y por cierto ahí sigue la tortillería. Nos da gusto porque hoy en día ya hay muchos molinos de nixtamal y tortillerías aquí, eso significa que Tlacoachis va creciendo’’-

El Dr. Carmona estudió en Tlacoachis el Kinder en el Jardín de Niños Nueva Era, la Primaria en la Escuela Primaria Amado González Dávila y la Secundaria en la capital del estado ‘’Tuve que emigrar a la ciudad de Chilpancingo porque aquí no teníamos ese nivel de estudios. Estudié la secundaria en la Galo Soberón y Parra, al terminar me fui al Colegio de Bachilleres plantel 1 en Chilpancingo. Yo jugaba futbol y cuando termino Bachilleres me preguntan si quería irme jugar a un equipo de futbol profesional, porque en ese tiempo estaba formándose en equipo de Los Avispones en Chilpancingo pero yo dije ‘’no, me voy a estudiar Medicina’’ por lo que tuve que irme a Acapulco. Y fíjese las cuestiones de la vida. Yo le tenía fobia a la sangre, sin embargo, en mi pueblo, en Tlacoachistlahuaca, no había un Médico originario de Tlacoachis…había un Médico casado con una Tlacoacheña pero no vivía aquí, entonces me nació el estudiar Medicina. Primero porque mis padres me lo sugirieron y también porque me llamaba la atención… es una profesión muy noble y más cuando la gente vive en pobreza extrema, nos parte el alma que las causas de muerte sean por causas tan sencillas y que desgraciadamente no se han podido abatir por falta de atención médica, como por desnutrición, por diarreas’’.

Amiguero desde niño, él y sus hermanos, 5 hombres y 5 mujeres fueron educados dentro de la cultura del trabajo: los hombres ayudando en las labores del campo y las mujercitas en la casa ‘’a mí me ponían sobre todo a ayudar en el negocio de mis padres que era un molino de nixtamal desde temprano en la mañana. Mi padre se paraba a las 3 de la mañana a atender su molino de nixtamal y yo me levantaba como a las 5 de la mañana y a las 7 tenía que irme a la escuela. Regresaba de la escuela y otra vez a apoyar a mis padres porque mis hermanos mayores ya estaban estudiando en Chilpancingo, aunque creo que fui el más consentido porque mis padres solamente me regañaban, pero nunca me pegaron…¡a mis hermanos sí!

El Dr. Juan Javier recuerda perfectamente a sus amiguitos y compañeros de esa época, de su generación ‘’varios de ellos estudiaron, son profesionistas…otros por cuestiones económicas no estudiaron, uno de ellos era un primo a quien le decimos Kori, se llama Jesús y es hijo de mi tío, el maestro Edilberto Flores Villavicencio, el único maestro que había en Tlacoachis en ese tiempo, o de los pocos maestros que había, recuerdo a Manuel también, le decíamos ‘’pan blanco’’ él está en Huitzuco. En las tardes, era de ir a jugar futbol un rato y regresar a lavar el molino, eso era diario entre las 7 y 8 de la noche’’.

Al concluir su carrera en 1994, hace su servicio en San Francisco Ozomatlán, una comunidad náhuatl en la rivera del Río Balsas ‘’Estuve ahí como 8 meses y después me cambiaron a un lugar de nombre Xela municipio de Huitzuco y después de eso, tuve la oportunidad a través de mi cuñado Gerardo Gutiérrez que es boliviano, de irme a trabajar a Estado Unidos como Paramédico por dos años en Texas, después de ese tiempo regresé a México. Fíjese que yo me siento muy agradecido con Dios, porque una vez estando de regreso, metí mis papeles a la Secretaría de Salud ¡y me dieron una plaza! Como Médico en el Hospital Básico en San Luis Acatlán. Después de un año ahí, en 1999 me dieron mi cambio para Ometepec a la Jurisdicción Sanitaria, encargado del equipo zonal de supervisión de los Municipios de Ayutla y Cruz Grande. En ese tiempo vino una supervisión de Salud Panamericana y los dos municipios a mi cargo obtuvieron el primer lugar a nivel estado. De ahí se me presenta la oportunidad de ir a Chilpancingo y ahí estuve como responsable del Programa de Crónico-Degenerativo, capacitando Médicos en enfermedades como la Diabetes, Hipertensión Arterial y Obesidad, por 12 años. Fue una experiencia de mucho aprendizaje para mí, pues me permitió a mí conocer al cien por ciento el estado de Guerrero. Tenía que preparar supervisiones a los Centros de Salud, ir a las Unidades Médicas de los Municipios, organizar cursos de capacitación’’.

thumbnail_12274410_140119719682482_5939543007763507298_n

Como Médico se sentía ajeno al quehacer político, sin embargo fue a través de su profesión que pudo darse cuenta de cuán vulnerable está la población respecto a atención médica, sobre todo en municipios como Tlacoachistlahuaca ‘’En mi caso pude percatarme de que es una situación de indefesión médica que afecta a todo el estado, pero cuando te das cuenta que en tu municipio esto se agrava, aunado a los rezagos en Educación, las carencias, lo menos que puedes hacer además de preocuparte ¡es de ocuparte! Y decir, quiero aportar mis conocimientos y mi experiencia en beneficios de mis paisanos. Nosotros como Médicos tenemos otra visión: primero que toda la población debe tener servicios básicos que son drenaje, agua potable, y calles pavimentadas, porque eso previene muchas enfermedades. Entonces, saber que muchas comunidades de mi municipio no tienen drenaje es un factor de riesgo para que la población mixteca sufra por ejemplo, enfermedades diarréicas en temporada de lluvias. Y darte cuenta como Médico que Tlacoachistlahuaca llegó a ocupar el primer lugar nacional en mortalidad materna durante 2 0 3 años consecutivos, Tlacoachis con unidades sin personal, en el rezago educativo, pobreza extrema médico. Entonces necesitamos trabajar en eso, y para hacer ese trabajo necesitas ocupar un cargo ‘’de’’ para tomar decisiones y por ahí me empezó a entrar la inquietud de participar en política’’.

Casado por primera vez en Estados Unidos con una chicana, quien es madre de sus primeros tres hijos. Javier Osvaldo, Paul Alexander y Matew Gregorio. Ella no se acopló al estilo de vida costachiquense por representarle un giro de 360 grados; por lo que esa unión terminó en divorcio. ‘’Yo me volví a casar después con María Esther Guzmán Hernández, una excelente mujer originaria como yo del estado de Guerrero. Nos conocimos en Chilpancingo en los cursos que se estaban dando sobre Adultos Mayores, Diabetes e Hipertensión Arterial. Ella trabajaba en el gobierno del estado, específicamente en el IGATIPAM que es el Instituto Guerrerense para la Atención de Adultos Mayores…nos tratamos, nos enamoramos, vivimos dos años juntos ¡y nos casamos! Y tenemos dos hijos…y fue hace aproximadamente 3 años cuando yo le comento a mi esposa mi deseo de participar en política y la verdad es que al principio no estaba de acuerdo por las cuestiones de inseguridad que se estaban dando…estaba en su apogeo la delincuencia organizada en todo el estado y meterse en política significaba mucho riesgo, provocaba cierto temor ocupar un cargo público’’.

13612355_1749122158664768_3938515389467074032_n

Simpatizante del Partido del Trabajo, al igual que su muy numerosa familia que apoyó al primer presidente municipal que tuvo este partido en Tlacoachis, el extinto Rey Hernández y su hermano mayor, ‘’Lopi’’ estuvo años atrás muy activo en política e incluso había participado en una contienda para presidente de ese municipio ‘’Sí, de una u otra forma mi familia siempre estuvo activa en la política y que en el año en que yo decido participar, en el año 2012, me vine, participé apostándole mucho a la Salud, armé un grupo de Médicos y nos metimos de lleno a atender a la población sin recursos económicos y quedamos en segundo lugar. El problema y gran detalle fue que en la cabecera municipal todo mundo me conoce, pero en las comunidades nadie me conocía porque yo casi no había vivido aquí en Tlacoachis. Conocían a mis hermanos, a mi familia, pero a mí no y eso fue un factor que influyó negativamente, pero sirvió para que fuera yo conociendo los diferentes pueblos y darme a conocer. Mi hermano mayor Gregorio Carmona me decía mira vamos a tal comunidad, y me decía esta es la familia tal, y aquellos son de la familia tal y así me fue relacionando con mis paisanos. Y en esta ocasión que decidimos volver a participar, el panorama fue diferente porque ya toda la gente me ubicaba perfectamente y eso nos permitió que la gente tuviera en su corazón esa esperanza, que nos depositaran su confianza’’.

thumbnail_12417665_182206358805169_274479134389696894_n

Y le depositaron de tal forma la confianza que esta vez el triunfo fue contundente, por lo que de manera natural asumió el compromiso con su entrañable municipio ‘’¡La confianza fue total! De las 28 casillas que se ponen en el municipio solamente perdimos 3, entonces eso nos motiva a cumplir cabalmente el compromiso asumido. La problemática del municipio es muy compleja desde años atrás y el reto que tenemos es para tres años, pero estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo, trabajando al cien en cada comunidad, de ahí sale nuestro slogan ‘’Municipio que Trabaja’’. Queremos demostrar que si se puede, con voluntad y teniendo un equipo que nos respalda y que está dispuesto a seguir trabajando; conscientes de que el rezago ancestral es muy fuerte, aunado a que Tlacoachis también tiene otro tipo de necesidades yo por eso le estoy apostando mucho a la Educación{ Le apuesto a la Educación porque hay muchos jóvenes con deseos de estudiar pero a veces no lo hacen por falta de recursos económicos y también le apuesto a la Educación porque si un joven se prepara, dentro de 10 o 15 años, va a influir en su propia comunidad para cambiar la mentalidad, costumbres ancestrales tan arraigados como lo que sucede en Guadalupe Mano de León, donde si el comisario detiene a una persona que cometió alguna falta o algún delito, la multa es 5, 10 y hasta 15 cartones de cerveza.’’.

‘’Fíjese que los trabajadores del ayuntamiento son originarios de aquí, no traemos gente de fuera porque en mi campaña yo iba a una localidad y veía a una persona preparada y yo la invitaba ‘’ven a ayudarme, apóyame’’ ya fueran mixtecos o amuzgos, porque no tenían esa oportunidad y porque ellos conocen la problemática de sus comunidades, entonces era importante incluirlos en el equipo de trabajo’’.

13230173_1729211923989125_982591906020875348_n

Satisfecho por tener la oportunidad de combinar la política con la Medicina, en favor de su municipio, el Dr. Carmona Villavicencio, no le agrada recurrir al futurismo político ‘’Yo estoy aplicado cumpliendo con mi actual encomienda, enfocado a hacer obras, pavimentaciones, drenajes, aulas, casas de salud, no me detengo a pensar si seguiré en la carrera política, Dios y el pueblo dirán más adelante. La Política y la Medicina son compatibles: como Médico estoy obligado a atender hasta a mi peor enemigo, salvarle la vida si así fuese necesario y como gobernante y político tengo la obligación de servir a todos mis gobernados sin distingos de razas, ni credos, en conjunto no de manera individual. Una obra que sea de beneficio común no que beneficie a dos o a tres, es algo muy bonito y satisfactorio’’.

thumbnail_13015315_1720764451500539_3391142764616907958_n

El Dr. Carmona Villavicencio es un ávido lector y se da su tiempo para leer diario, todo tipo de lectura, en especial libros de Historia. Hombre sencillo, agradable, caballeroso, educado, simpático, divertido, pero sobre todo un hombre muy hogareño, disfruta estar con su esposa y sus hijos alejado de diversiones ostentosas, de manera por demás sencilla como ver la tele juntos o ir al corral, o de día de campo al río. Aunque también se toma su tiempo para convivir con los amigos en reuniones familiares, tocar la guitarra, y armar la bohemia, también gusta mucho de bailar.

Aunque satisfecho con lo que ha logrado hasta ahorita en su profesión y como gobernante, pero sin duda su mayor satisfacción es la familia que ha formado con su guapa esposa Esther y sus dos hijos Ehecatl Manuel y Jerónimo Yacid.

Médico, gobernante Y orgullosamente HECHO EN TLACOACHIS.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *