Main Menu

LA NETA DEL PLANETA: ¡ ONCE AÑOS!

KARMELYNDA VALVERDE

Se dicen facilito ¡pero son 11 añitos ya, de la permanencia de El Faro de la Costa Chica!. Uf, parece que fue ayer, cuando tuve en mis manos el primer ejemplar de El Faro, que comenzó como interdiario, o sease cada tercer día, o sease 3 veces por semana. Obviamente eran menos hojas, y aunque no pocos miraron el nuevo medio regional, con recelo y no faltó quien comentara con un dejo irónico ‘’A ver cuánto dura este periodiquito’’ El Faro de la Costa Chica ha durado, y ha logrado lo que muchos otros medios de la Costa Chica no han logrado: penetrar en el ánimo de la paisanada costachiquense. Y algo que siempre me gusta señalar, y que es neta del planeta, El Faro de la Costa Chica, logró que aumentaran en gran medida la cantidad de los paisanitos lectores de un medio impreso. ¡Y apoquinando su propios billullos, no de leyendo de a grapa!

Sí, El Sol de Acapulco, era hasta antes de la llegada de El Faro a nuestra región, un periódico con cierta cantidad de suscriptores, sin jamás de los jamases haber llegado a los niveles que ha alcanzado El Faro, quien no solo rebasó las ventas del medio acapulqueño sino que lo mandó a la segunda posición.

Hay gente que señalan al medio ‘’como amarillistas y muy escandalosos’’ ¡pero salen hechos la reverenda raya a comprarlo en cuanto escuchan la boruca del perifoneo. Así

mismo hay funcionarios y politicoides que hacen acumulos al medio simplemente porque no fue de su agrado alguna nota o porque el reportero no los maraqueó lo suficiente ¡ah! pero están más puestos que un calcetín para una notita aunque sea de 7 líneas. Je! Aunque no falta el gobernante sin pizca, ya no digamos de inteligencia emocional, ¡sino de sentido común! Que toma a personal las quejas en su contra y exhibe su inconformidad vetando al Faro y poniendo su propio canal de chafavisión, con un alto complejo de bailarín de flamenco (los bailarines que se aplauden solos).

Pero bueno, todo es parte del anecdotario. Y podremos estar de acuerdo o no en la línea editorial que manejan, pero algo es innegable: la relevante aportación periodística que a los largo de estos 11 años, han hecho Fernando Santamaría y Francelia Jáuregui, un par de visionarios que sin ser oriundos de la región le apostaron a aportar en muchos sentidos.

El un funcionario municipal originario de la Tierra Caliente. Ella, una comunicadora de carrera, nacida en el estado de Jaliscom que con un estudio de mercado bajo el brazo se establecieron en Marquelia apostándole a un medio que hacía falta en nuestra región.

Recuerdo muy bien cuando los recibí en mi pequeña oficina del Ayuntamiento, siendo yo jefa de prensa del entonces presidente municipal, Francisco Espinoza Hilario. Era por este tiempo de lluvias, y habían sacado una nota de 8 columnas llevando en portada la foto de tremendo boquete que se había hecho en el entonces recientemente

pavimentando boulevard, luego de una tarde de lluvia y el director de Obras en turno no quiso dar declaraciones al respecto. Desde el primer momento hubo mucha afinidad, comenzaron a publicar mi columna y lo demás es historia. En los 11 años de vida de El Faro de la Costa Chica, solamente 2 años y algo, dejé de escribir para ellos.

Caray y neta me siento nostálgica, aunque con altas y bajas y hasta malos entendidos, pero he de reconocer la labor titánica y de tanto mérito que Fer y Fran han realizado a lo largo de estos 11 primeros años, en los que también se consolidaron como unos muy certeros analistas políticos, lo cual dejaron bien demostrado a través de las columnas que cada uno de ellos escribía ‘’El Gorguz’’ de Fernando Santamaría y ‘’Rehilete’’ de Francelia Jáuregui.

Por hacer periodismo Fer y Fran han logrado hacer muchos amigos ¡pero también muchos enemigos! Han sufrido intimidación, amenazas de muerte y persecución, pero sin duda su fe en Dios los ha fortalecido en su lucha contra tantos Goliats que se les han levantado en el camino, proporcionándoles siempre a un David para darles la victoria sobre aquellos.

Vaya desde este rinconcito, el más sencillo pero significativo reconocimiento a tan titánica labor. Gracias por el aporte hecho a nuestra región. Gracias por haberse convertido en diario. Gracias también por dejarme ser parte de sus colaboradores.

Felicidades a ustedes y a todos los compañeros que forman equipo Faro

¡Y que papá Dios siga yendo adelante del proyecto, por muchos, muchos años más!.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *