Main Menu

La Neta del Planeta: La guerra amorosa.

Karmelynda Valverde

La guerra amorosa.

El peje reloaded salta a la palestra ahora con la versión 2016 otoñal, de la ”República Amorosa”, aquella jalada que el de Macuspana se sobaqueó para la contienda presidencial de hace tres años.

Entonces, era tanto el amor que anidaba en su tabasqueño corazoncito, y tan no le cabía en el pecho que alcanzaron ósculos amorosos la dupla Televisa-Dóriga, mismos a quienes tiempito después les obsequió mentaditas de las que no son de menta y desfasado como sabe mostrarse les endilgó toda clase de señalamientos.

En Psicología eso se llama proyección, y a don Manuelito le cuachalanga proyectar en otros, todo lo que él aborrece de sí mismo. Bueno, pero esa es otra historia. Y aclaro, para que la cuatitud morenaza no se desgaste haciendo berrinches por lo que escribo, que en ningún momento estoy asegurando que Doriga y los televisos sean cuacuyules en conserva. ¡Nooo! de que tienen lo suyo, lo tienen, pero en esta entrega me ocuparé de los escarceos amorosos en los que anda inmerso López Obrador.

Pues bien, en su más reciente desplante y sobaqueada, el dueño de MORENA convoca a la sociedad tenochca a que

inicien una ”guerra amorosa” contra la mafia en el poder. O sease que se armen mediante apapachos y picoretes para iniciar una revolución de conciencias, y shampoos de cariño vía manifestaciones pacíficas y chalalá, chalalá.

¡¡¡Ternuritaaaa!!!…neta que se me hace de lo más tierna, su guerrita amorosa y su grito de amor y paz…aunque yo no se por qué no le creo ni el bendito. Neta del planeta, que admiro a los que se descamisan en defensa del tabasqueño, aunque no me gusta que a la menor provocación insultan a los que no comulgan con la amueganada pejejiana.

Confieso que he tratado de comprarle sus choros mareadores a AMLO, pero hay algo que no me convence, por más que me lo quierean vender como un ser extraordinario y cuasi santo. Mucha contradicción para mi gusto, pues por un lado, don Manuelito que ha sido un mega subversivo, sale con un choro mareador de haz el amor no la guerra, hablando de la no violencia y otros chunches…y por el otro, sus seguidores se injertan de tigre con pantera por la mínima diferencia de opiniones. ¿Quién los entiende?.

Ellos juran ante un altar que en el 2018 López Obrador va, discúlpenme pero perdónenme, eso no los van a decidir sus seguidores sino Dios que es el único que pone y quita reyes y gobernantes. Les guste o no pero así mismo es. Y si AMLO entra en los planes que papá Dios tiene para nuestro país y para el mismo tabasqueño asi será.

En vía de mientras, hay que dejarlo ser con su campaña amorosa. Hay que darle chance que siga aplicado en convocar a la raza tenochca que simpatiza con el, a que reparte picoretes y apapachos a sus adversarios politicoides y tomen las armas del amor. ¿A poco no es una ternurita de señor?.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *