Main Menu

Fuego Político: Botín de 200 mil pesos, callaron bocas de autoridades municipales.

Por/ Enrique González Guerrero

Botín de 200 mil pesos, callaron bocas de autoridades municipales.

El 22 de marzo dimos a conocer a nuestros lectores en esta columna y a través de las redes sociales la presunta violación de dos niñas en el municipio de Ahuacuotzingo, hechos que la sindicatura que preside la señora Teresa I. García Casarrubias resolvió por usos y costumbres, agresiones que de acuerdo al código penal vigente tienen tipificado este delito con castigo de hasta 50 años de cárcel sin derecho a fianzas por ser delitos graves que se persiguen de oficio por las autoridades judiciales, situación que a pesar de haberse detenido a uno de los agresores, fue puesto en libertad por la síndica procuradora, cuando ni siquiera la agraviada había declarado los hechos, el compadrazgo al interior del Ayuntamiento y el contubernio de las autoridades del sector salud, facilito un hecho más de impunidad de los miles que se dan en el estado.

El hermetismo con que se trató este asunto en el Ayuntamiento impuso silencio en toda la planta de trabajadores, quienes si hablaban corrían el riesgo de ser despedidos por el director de recursos humanos Mariano Loeza Loeza, lo cierto que al darse a conocer este hecho la ciudadanía inmediatamente se confirmó que efectivamente se había dado esta agresión y que fue cierto también que Moisés Hernández Merino estuvo detenido en la cárcel preventiva del Ayuntamiento Municipal por lo que se entiende que el propio presidente municipal sabia de este hecho que ofende a las mujeres, quienes fueron solidarias con la agraviada desde que se dio a conocer en las redes sociales este caso, mientras las autoridades

en especial la presidenta del DIF municipal nuevamente fustigo a este medio de amarillista queriendo tapar el sol con su dedo.

La denuncia en los medios de comunicación y en redes sociales trajo consigo información de otros arreglos oscuros de la síndica procuradora, la quejosa fue extorsionada y con la consigna de que se callara su boca y dejara las cosas como estaban, al fin solo había sido una golpiza de parranda, “cabe señalar que ya hay otro involucrado de apodo el Tequila”, si bien es cierto que hasta ahora no se han registrado homicidios por las agresiones registradas, estos hechos las mujeres no los deben dejar pasar por ninguna razón y las autoridades municipales tampoco deben seguir el proceso de usos y costumbres que hasta ahora solo beneficia a gente sin escrúpulos y pudiente, quienes su condición económica evita ser castigada apegándose a un sistema indígena que nada tiene que ver con la población criolla.

La irritación expresada por las mujeres, entre ellas profesionistas y amas de casa aun no encuentra la solidaridad de las excandidatas y exfuncionarias del ayuntamiento, que entre sus aspiraciones de igualdad han buscado gobernar este municipio, hasta ahora no hay opinión de Glorinda Casarrubias Nava excandidata del Partido de la Revolución Democrática ahijada del diputado Raymundo García, Maydu Sánchez Avila excandidata del Partido Revolucionario Institucional, Alina Nava excandidata del Partido Humanista y Antonia Hermenegildo excandidata del Movimiento de Regeneración Nacional, tampoco se han manifestado Yolanda Ramírez Casarrubias exsecretaria municipal y actual directora de atención a las mujeres, Rosalinda Díaz exsecretaria municipal, Adela García ex regidora, socorro Alfaro ex regidora, Catalina Tacuba Sánchez ex regidora y esposa de uno de los suspirantes por la presidencia municipal, en esta misma postura están las regidoras de

la actual administración quienes tampoco han declarado nada de esta agresión en contra de estas niñas hoy mujeres, donde está la diputada federal de ese distrito Verónica Muños Parra .

El silencio por toda la administración actual no es más que la solidaridad a uno de sus empleados, con el cual abusan del poder en contra de la ciudadanía y la impunidad sigue su curso, que por cierto hasta ahora no han emitido ningún boletín de los hechos, situación que deben tomar como base en su lucha las mujeres que buscan a través de un programa de gobierno cambiar el estado de cosas que lastiman al pueblo, quienes si de verdad buscan gobernar su municipio esta es la gran oportunidad que las debe llevar a la unidad para dar la lucha en contra de estas agresiones que son objeto no de hoy sino históricamente, este estado de cosas las obliga a desprenderse del color de partido que las arropa por su condición de mujeres, por lo que luchan en todos los espacios en la búsqueda de la igualdad que les ha sido negada al paso del tiempo, hoy deben de romper las cadenas que les impiden caminar, de organizarse para unir sus voces, hacerse escuchar, levantar el rostro para decir aquí estamos y así evitar sigan siendo agredidas y humilladas, hechos que les demanda unidad y seriedad de sus planteamientos, para apegarse a la ley que las faculta gobernar en igualdad de circunstancias, este es pues un reto que las abra de poner en la ruta hacia palacio municipal en 2018, quien no lo entienda así es que solo busca acomodarse para una chambita para seguir contando las piedritas del camino que cada día las lastima más a su paso.

Es pues aplaudible la solidaridad expresada con estas niñas hasta ahora por algunas mujeres que sus nombres reservaremos porque ya andan tocando puertas en el congreso del estado y la comisión de los derechos Humanos, quienes empiezan a tocar puertas en la ciudad de Chilpancingo para evitar se sigan dando estos casos y

queden en la impunidad, ojala encuentren la disposición y asesoría necesaria por las autoridades y puedan encausar estos hechos con apego a la ley y castigo para estos sujetos que por su condición económica y política se sienten intocables; bueno había que preguntarle al dirigente del partido impulso humanista Miguel Ángel Hernández Garibay para que necesita el poder político, porque las voces de Ahuacuotzingo lo acusan de haber intervenido en este hecho lamentable, donde el costo del reparto del botín fue de 200 mil pesos y a la familia afectada solo migajas y la síndica en turno disfrutando por el capricho de los usos y costumbres para defender a los pudientes y los jodidos que se sigan rascando con sus propias uñas ante una desigualdad provocada por sus propios gobernantes.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *