Main Menu

UN RAPIDÍN

Ángel Irra Carceda

-Sigue campeando la opacidad de MAL. -En duda honestidad de líder sindical. -Amagan con desconocerlo. -Injusticia en tribunal laboral. En Chilpancingo, nuevamente, la opacidad con la que se maneja el alcalde priistas Marco Antonio Leyva Mena, vuelve a relucir. Ahora lo constatamos en relación al paro laboral que durante tres días mantuvieron trabajadores de la sección 28 del Suspeg. Demandaban 15 por ciento de aumento al salario y el 30 en prestaciones, entre otras cosas. Y el viernes pasado, en el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado (donde, por cierto, y de manera inexplicable, existen verdaderas y aberrantes injusticias en la materia), la parte sindical y el Ayuntamiento llegaron a acuerdos. Acuerdos que no hicieron públicos y que se comprometieron a que se informarían este lunes de los mismos, una vez que firmaran la minuta de acuerdos que no firmaron el viernes. Así fue, este lunes firmaron la minuta, y san se acabó el purrum. Pero ni el dirigente sindical Natividad Adame Martínez ni el alcalde priista informaron de los acuerdos. Se sabe que los trabajadores de la Sección 28 del Suspeg no consiguieron lo que pretendían. También, que el dirigente sindical les prometió que les informaría con precisión de esos acuerdos para levantar su movimiento, este martes por la mañana. De lo que siempre ha carecido Leyva Mena es, precisamente, de transparencia en su gestión edilicia.

Y conste que recojo lo anterior de inconformidades, en esa materia, de diversos sectores sociales. No es un invento mío.

De las demandas de los trabajadores del Ayuntamiento, aclaro, ignoro si realmente son justas. Seguro estoy que no soy quien deba calificarlas. Existen instancias, institucionales, para determinarlo. Pero me llama la atención que los acuerdos se hayan concretado en el Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado. Se preguntarán por qué cito lo anterior. Uta. Bueno, pues. Caray! Tienen que saber que en ese Tribunal de Conciliación y Arbitraje del Estado, hay trabajador@s con tres, cuatro o más años de servicio, ¡y es la hora que no tienen asignado un salario! Y, ¿saben qué responden a cualquier gestión para que los incorporen a nómina? Con las manitas en la cintura, con cinismo puro, con una total falta de sensibilidad, que no pueden incorporarlos a nómina, debido a una ¡insuficiencia presupuestal! Por eso, por eso, estamos como estamos. Muchos de los que sacan la chamba en un Tribunal laboral, ¡no están en nómina! ¿Primera? No, no es la primera, es como la tercera llamada al gobernador Héctor Astudillo Flores, para que ponga orden en este asunto.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *