Main Menu

CRÓNICA DE UN DESAGRAVIO ANUNCIADO

Karmelynda Valverde/Tlacoachistlahuca, Gro.

No le sorprendió al Dr. Juan Javier Carmona Villavicencio, recibir la invitación del comisario de la comunidad de Juquila Yucucani, para que los visitara y asistiera a una reunión en la que estarían además del comisario, los principales y líderes de esta alejada localidad.

Es más, lo deseaba fervientemente pues es congruente con el slogan que maneja la administración que encabeza, de ser ‘’Un Gobierno que Trabaja’’ y lo hace no solamente para unas cuántas comunidades sino para cada una de las 34 que integran el municipio de Tlacoachistlahuaca, y por supuesto, Juquila Yucucani es una de ellas.

Así que ni siquiera se detuvo a pensar en el incidente que viviera meses atrás, en el mes de marzo, cuando al llegar Juquila Yucucani, los pobladores lo encerraron unos minutos en la cárcel de la comisaría, exigiéndole la reposición del dinero de los plantíos que días atrás les había destruido el ejército. Hombre y político práctico, y además con inteligencia política y sentido común, el Dr. Carmona Villavicencio, aceptó de inmediato reunirse con ellos el pasado sábado.

Acompañado de la Síndica Procuradora, Silvia Ramos Herrera, del director de Obras Públicas, Ing. YMarcos Martínez, y de tres reporteros, el alcalde de Tlacoachis, que aprovechó para supervisar una obra en La Trinidad y visitar la comunidad de Santa Cruz Yucucani, donde realizó acuerdos con el comisario y principales de esta comunidad, finalmente llegó a Juquila Yucucani, donde fue recibido por el comisario Juan Perfecto Aguilar y un grupo hombres y mujeres mixtecos.

Tras los saludos, el presidente municipal les expresó su gusto por estar nuevamente en su comunidad manifestando su disposición para que hablaran sobre la obra que deseaban para Juquila Yucucani en el próximo año, a lo que el comisario dijo que primero quería que comiera con ellos.

De inmediato fue dispuesta una larga mesa, y las mujeres muy solícitas sirvieron sendos platos con caldo de gallina de rancho, tortillas de comal, en una convivencia en total armonía, donde abundaron los comentarios chuscos.

Fue al término de la comida, donde el comisario pidió la palabra para decir, a manera de explicación, que le pedían una disculpa por lo sucedido en el mes de marzo que había sido un mal entendido. La respuesta inmediata y franca del alcalde Carmona Villavicencio fue ‘’Eso ya está olvidado, no hay ni para qué recordarlo, es mejor que hablemos respecto a la obra que necesitan que les hagamos aquí en Juquila Yucucani. Eso es lo que me trajo aquí, saber cuál es su petición de obra, y trabajar en ella pues recuerden que somos un municipio que trabaja’’.

Entonces el ambiente se relajó aún más. El comisario y los hombres y mujeres mixtecos, rieron, bromearon, y entre risas se dirigieron al terreno que fue adquirido y pagado por el gobierno que preside el Dr. Carmona Villavicencio, pues lo que acordaron en asamblea el comisario y los principales y demás habitantes fue que necesitan que les construyan un refugio, y desde luego que el alcalde aceptó de inmediato.

Luego de intercambiar opiniones con el Ingeniero de Obras Públicas, acerca de mejores opciones para realizarles la obra que solicitan, tomando en cuenta lo accidentado del terreno, regresaron a la comisaría donde el Dr. Carmona Villavicencio les apoyó con una buena cantidad para la realización de la fiesta del pueblo el día 7 de diciembre.

Esta vez fue muy diferente; los habitantes de Juquila Yucucani despidieron a su presidente municipal con sonrisas, abrazos y apretones de manos, y no dejaron de repetir que fue un mal entendido. El Dr. Carmona Villavicencio, correspondió a las sonrisas, llamó ‘’Tata y Nana’’ a los ancianos del pueblo, y fue generoso con ellos, para que celebren su fiesta siguiendo sus usos y

costumbres. El alcalde regresará en unas semanas más a supervisar la obra que se comprometió a hacerles, llevando la mejor de sus sonrisas, el corazón limpio, y la satisfacción de demostrar una vez más que el municipio de gobierna, es ‘’Un municipio que trabaja’’.






Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *